Cuentos del parnaso

¡Bienvenidos adictos a los libros!

Bibliopoemas

jueves, 6 de agosto de 2015

Del Atari al Play Station…se pasaron como jugando

Cómo olvidar aquellos años 80s, en que la moda tecnológica estaba representada por aquel aparato de videojuegos llamado “Atari”. Aquel sueño del Olimpo que era propiedad de solo unos pocos, y que podíamos pasarla pegados a la computadora horas y más horas. Sin embargo, era tan boato su tenencia, que para una sola máquina había como seis u ocho personas apreciando, y codiciando que algún día tendrían un Atari en sus casas.

Pero como nada es eterno en esta vida. A pesar que luego saldrían otros modelos del popular videojuego. Tales como el Odyssey, con el que muchos nos divertíamos. Llegaron los años 90s y ahora la moda era el popular Mario Bros, quien era el que escoltaba a toda una gama de juegos que venían incorporados en el “Nintendo”. Aquel videojuego que revolucionaría el mundo mágico de los “viciosos”. Y de hecho que expectoraría los negocios de “Pimball”, que representaban la boga en muchas décadas.

Era tan adictivo el juego de Nintendo, que no demoraron muchos empresarios en alquilar este videojuego en muchas tiendas. Volviéndose un negocio exitoso. Sobre todo con el popular y legendario “Street Fighter II”. Todo un negocio lucrativo que estigmatizó una época. Y no contentos con eso, luego saldría el “Super Nintendo”. ¿Llegando así a la cúspide de su trayectoria?

No obstante, como nada es eterno, fueron saliendo diversos videojuegos cada vez más sofisticados, alucinantes y más realistas y violentos. Tales como “Tekken”, y desde allí pasado un tiempo. El mundo se alocaría con el adictivo juego del “Play Station”. Y uno de esos juegos del P.S., era uno llamado “Winning Eleven”, con el que muchos se volvían muy simpatizantes y viciosos. Ya que era un juego en que la trama era un partido de futbol. Y sin ir muy lejos, también salió en boga un juego cinético en que había una plataforma y una pantalla. Además, en aquella plataforma había unas flechas, las cuales se encendían y apagaban, según el ritmo que emanaba de la pantalla, en que los “bailarines” veían cómo aparecían las flechas. En fin, también llegó a ser muy solicitado por muchos niños y jóvenes.


Sin embargo, como la creatividad no tiene techo. Y según he visto en programas donde muestran los nuevos modelos y avances en videojuegos, continúan saliendo otros nuevos videojuegos. Y para felicidad de unos y para preocupación de otros, podemos deducir que aunque pasen cien años más o mil años más. La creatividad y la viciosa pasión del juego nunca pasarán de moda.  Y pensar que el inventor del Atari, jamás habría imaginado que su invento sería como unas raíces del popular árbol secoya. Inmenso y longevo. 

Juan Mujica

No hay comentarios:

Publicar un comentario