Ciudad Poesía

Mitógrafos

Páginas Tertulianas

Cuentos del parnaso

viernes, 29 de diciembre de 2017

ZMM: FUE EN OTOÑO

Me apetece ver la magia
Que por cierta vanidad encierras en tus ojos,
Quisiera rozar tu rostro con el ayer
Que me tuvo como camino y no como viajero,
Podría darte un beso, y reír luego,
Pero prefiero verte soñar,
Siempre tan distante.

Con mis pasos,
Un cielo tiene el brillo como horizonte,
Pienso en versos,
Levanto mi cabeza y veo la luna,
Apenas y cierro los ojos siento la bruma,
Sentí tanto frío que decidí cerrar mis manos,
Y fue tan fácil hacerlo,
Cuánto te extrañé en ese momento.

Mis pasos caen con la prisa
Con que el viento derrota a las hojas,
Es otoño lo sé,
Por eso tengo los pies cansados,
Es como decir que has llegado lejos
Sin saber en dónde has comenzado,
Pero aún así sigo andando,
Pues a pesar de todo, siento al recuerdo
Respirar sobre nuca, a paso lento.

Por encontrar mis andares,
Las calles siempre se ven iguales,
Hay un gris que se vuelve siempre nostalgia,
Fue al llegar a esa esquina,
En que juré recordar y extrañar
Los pasos que di esa noche,
En esa calle, que como tú,
Siempre me fue distante.



Percy Taira

jueves, 28 de diciembre de 2017

ZMM: Inconsciente colectivo (poema)

En los interiores del estado alfa,
fluidez de deseos reprimidos incandescentes,
tan solo una cúspide de cromosomas,
aligera los síntomas vesánicos.

La lucha trepidante de mi cerebro,
activa los axiomas metafísicos,
que sucumben a la dinamia externa,
canalizada en tres dimensiones.

El encuentro con lo desconocido,
hipnotiza la masa coagulante que se aloja,
al final de los parámetros perdidos,
y se mimetiza con las aves asimétricas.

Nadie comprende la razón de mi absurdo,
ni asemeja lo vital de los equinoccios,
para establecer el área de los vientos alisios,
que deambulan en el centro del planeta.

Tan solo el inconsciente colectivo,
figura entre los espacios sin límites,
y transita por los caminos ingrávidos,

del raciocinio del infortunio terrestre.


Juan Mujica

martes, 26 de diciembre de 2017

ZMM: CUANDO SALE UNA ESTRELLA EN LA TARDE

Si de las estrellas opacas el silencio
Que desmoronada cae sobre tu almohada,
Has de saber que del silencio renacen las esperanzas
Que las estrellas en tu piel despertarán.

Si del verano,
Las hojas del invierno reclamasen,
Has de saber que por fuerza del deseo
Reclamo al cielo lo que es mío,
Reclamo al aire lo que a bien dejo:
Mis manos y tus aires.

Te reclamo a ti, en pocas palabras,
Aunque sea tarde.

Puedo retener el viento en tus cabellos,
Repartir en un pedazo de cielo,
Las expresiones que por falta de cariño
Supieron entregarse
En aires de nadie.

Recuerdo que fuiste sincera
Al decir que me amaste,
Recuerdo que me querías,
Incluso más que esta tarde.

Te hallé en silencios
Y me costaba tanto despertarte,
Que de a pocos fue del verso
Un poema que apenas
En gritos pudo despertarme.

La incredulidad de la calma
Que opacada entre cadenas y amarres
Dejó que pueda llorar sobre tu alma…


Sobre tu piel en esta tarde, por tu lluvia, mojada.


Percy Taira

sábado, 23 de diciembre de 2017

ZMM: Navidad (poema)

Corren los pastores,
siguiendo una estrellita,
en busca del pesebre,
rodeado de ovejitas.

El nacimiento en Belén,
concebido por María,
abrió una esperanza,
sorprendiendo a San José.

Hoy en día también,
seguido por muchas auroras,
recordamos al que nació,
conocido por el planeta,
colmando de bendiciones,
a los hogares de cada nación,
los doce meses con fervor.

Siempre estará con nosotros,
de enero a diciembre,
naciendo todos los años,
esperando que lo escuches.

Sin el viejito bonachón,
o sin árbol luminoso,
lo que importa es la unión,
y una sonrisa en el rostro,
de los niños de hoy,
y los niños de ayer.



Juan Mujica

jueves, 21 de diciembre de 2017

ZMM: Imperceptible (poema)

La caverna ininteligible de mi inconsciente,
se ilumina con una fulguración invisible,
imperceptible al ojo, sin embargo,
agradable a mi séptimo sentido.

Ninguna lucubración es suficiente,
para internalizar un brillo de luz,
mas el tiempo de canícula,
favorecerá para sacar a flote,
el indicio reminiscente que se perdió
allá en altamar, junto a los satélites,
pero jamás tan lejos, como para olvidar la esencia,
intrínseca de este pedazo de universo.

Acaso nadie puede sentir piedad,
piedad en el sentido hipercatatónico
yuxtapuesto, en sentido antihorario,
y esgrimir sobre una nube con sacro y
elemental civismo humano,
el nombre del último ciudadano escatológico.


Juan Mujica






miércoles, 20 de diciembre de 2017

ZMM: POR TENER QUE PENSARTE

Tan vano fue el deseo insulso de enredarme en tus cabellos,
Que si por ellos fueran serían solo tuyos y no míos,
Tan servil fue la mirada atenta de la tarde,
Que si ella pudiera colmaría de arena tus mares,
Pero aún así las furias ingratas del amor fueron a buscarte
Y te amaron de pronto al no encontrarte.

¿Qué misterio encierras en puertas del alma tuya?
¿En dónde olvidé el recuerdo? ¿En dónde mis dudas?

Regresaría para ir al frente,
Volaría bajo para ir sobre tus nubes,
Si de mí dependiese no habría tardes ni cabellos
Que de mí objetasen,
Porque quise regresar y tú me salvaste,
Quise gritar y tú me callaste,
Quise amarte y tú me amaste.

Por los caminos que se devuelven al viento dejé un rastro muerto,
De aquellas hojas que dejaste, bien pudo cubrir un mar entero,
Tan extraño fue el silencio que abrieron tus pestañas,
Que me quedé sentado en mi cama sin saber dónde estabas,
Por eso la furia amiga quiso olvidarte y con eso dejar de buscarte
Y te olvidó de pronto al querer amarte.

¿Qué secreto anuncias en la mente de quien te sueña?
¿Cuándo fuiste eterna? ¿Cuándo quimera?

Regresaría por ti si no me quieres,
Te inventaría amores aunque no lo desees
Que del silencio reclamo lo que mi alma grita en pena,
Si de mí bastase,
Te amaría para tener que olvidarte,
Te soñaría para poder perdonarte,
Te daría vida cuando acabe la tarde.

Por tener que amarte dejé mis sueños en calles,
Por tener que olvidarte dejé el amor al acostarme,
Por tener que pensarte, esta tarde,

Me acosté en la calle.


Percy Taira

martes, 19 de diciembre de 2017

ZMM: Imágenes (poema)

 
El cineasta del ecran cerebral,
distribuye las pictóricas vivencias,
de la otrora realidad insípida,
mas aquella cinta es repetitiva.

En las noches perturbantes,
afloran del parietal renuente,
transtornos anacrónicos letales,
y los demonios carcomen la psique.

En medio del orbe occidental,
sucumbe la escena irracional,
pero aquella visión tergiversada,
revolotea cual murciélago encarcelado.

Dentro de las mazmorras de la mente,
desfilan situaciones aberrantes,
y clavadas con el cincel obsesivo,
flagelan el cerebro hasta sangrar.




 Juan Mujica

viernes, 15 de diciembre de 2017

ZMM: ME TRAICIONA TU CIELO DORMIDO

Si supieras niña lo que al besarme reclamas,
Si supieras cuán poco me siento a tu lado,
Si vieras siquiera el espacio que hay
Entre tu cuerpo y mi alma,
En este momento, en esta noche,
En que la luna está apagada.

Si guardaras en tu mente los recuerdos que quizá olvidara,
Si perdieses el secreto que guarda ya la calma,
Si vivieses lo que vivo por sentirte, mujer,
Si pensaras que tengo más que alma
Para entregarte, para amarte,
Haría con tus besos una nueva piel.

Me traiciona la costumbre de verte alejada,
Recuerdo haberte dicho que a pesar de la distancia
Nadie puede controlar ni calmar un alma
Que ya está en tus manos, en tus pies.

Creo amarte lo suficiente como para entender
Que te puedo perder.

Recuerdo pequeños momentos y sólo esos bastan
Para saber y comprender, lo que a fantasías mi alma soñara,
Recuerdo también que he dañado más de una vez,
Más aún así, hay un amor en tu sonrisa que nunca llora,
Hay un cariño en tus caricias que siempre mojan
Cuando no hay por dónde ver llover.

Me imagino que a tus pasos le siguen los míos,
Supongo que hay un tiempo que aún nos quiere ver unidos,
Deliro del momento en que amaste sin ser vista,
Dolor en extremo el mío, el recordarte estando aquí conmigo.

Me inquieta verte subir escalones creados en sueños.
Cierro los ojos y juro que puedo verte,
Emerges siempre de un cielo sin nido,
Has de ser la estrella que aún en cielos,

Puedo ver dormido.

Percy Taira

jueves, 14 de diciembre de 2017

ZMM: Ignición (poema)

Terminada la expansión conflagrante,
las lenguas de fuego flamean en el espacio
fortuito, y el aire se mezcla
con las llamas ardientes,
solo la parte líquida se salva
del avance pirocrático, pues
su substancia es incompatible a aquel.

Dentro de las cabezas humanas,
la ignición también procede,
gracias al hidrocarburo de las ideas,
que al encenderse con las llaves
del pensamiento, se produce
tal revolución psíquica,
que dan como resultado

el cacuménico lucubrar del cerebro.


Juan Mujica

martes, 12 de diciembre de 2017

ZMM: GRITOS DE LA MENTE

Gritas en mi mente,
Alto, demasiado fuerte,
Tus caricias se vuelven toscas y duras,
Tus besos parecen olvidar dónde estoy,
Tu alma acabada
No quiere esperar una mañana,
Ni amanecer que toque tu cama,
Porque no estarás allí,
No dormirás allí.

Gritas sin detenerte,
Trato de no escucharte,
Mis oídos tapados parecen romperse,
Mis ojos tan sólo suelen verte,
Un paisaje hermoso se refleja
En tu ventana,
Y no puedo verlo,
No puedo verte.

Mis manos protestan
Por tenerte lejos,
Mis labios se secan y
Buscan agua y no olvido,
Mis recuerdos viven
En un llanto que ha nacido.
Gritas y te reconozco,
Alto y fuerte,
Destrozas mi mente,
Quiero verte,
Sacudirte con un beso
Y abrazarte como si nunca
Lo hubiese hecho,
Coger tu mano
Y jurarte que soy consciente,
De que hoy por ti,

He perdido la mente.

Percy Taira



lunes, 11 de diciembre de 2017

ZMM: Gnoseofagia (poema)

Por el túnel infinito de la mente,
atraviesan las embarcaciones de lo vivido,
estampidas de datos se encabritan,
rugen los números y fechas,
y aúllan las palabras y frases.

Huracán de conocimientos,
succionante máquina a granel,
hábito devorador del mundo,
y coleccionista pragmático.

Tu espacio no está escrito,
tu límite es intangible,
mas tu sed y tu hambre,
acabarán el último día.

Gnoseófagos en el orbe,
devoren las mentes,
la verdad es relativa,
y el planeta sigue girando.



Juan Mujica

viernes, 8 de diciembre de 2017

ZMM: SIN TI PERDIDO

 
Del tabaco crecen las ansias de verte de nuevo,
Plasmada estás en el cielo,
Hueles al aire que robé de un beso,
Tengo la garganta seca de tanto gritar
Tu nombre en silencio,
Al silencio,
Al viento,
Pero Nome escuchan, nunca lo hicieron.

El aire de este cuarto,
Aún sin ser mío, me deja vivir,
Aún respiro,
Pero tu amor,
Hoy que no es mío, no me deja sentir
La vida que respiro.

Si mañana despertase y
De los rincones respirase un nuevo aire,
Déjame sentir tu cuerpo,
Que de auroras renace sin ser cielo, sin ser eterno,
Porque hoy no te siento mía,
Ni mañana tampoco lo serás,
Que del humo se desvanece
Donde la luz de luna no puede llegar,
Por eso no me digas que tu amor es como el mío
No me lo digas,
Hoy no.

Quizá amanecí muy deprisa por las ansias de verte,
Quizá me engañé al creer que el destino es suerte,
Pensé en sentirte, pensé en tocarte,
¡Pensé en amarte al caer la tarde!

Nome niegues las fantasías que tu cuerpo en mí despiertan
Como el frío a la piel,
Y déjame que estoy respirando, déjame que quiero vida,
Pero sin tus blancas mejillas, dime ¿Qué es vida?
Y ¿Cómo vivirla?

La luz de luna obnubilada está,
Pareciera no aclararse nunca,
La penumbra roza mi rostro,
Y también me siento olvido,
Respiro ahora el humor del cigarrillo que creí perdido,
Mi rostro desvaído, mi alma tiene miedo  y frío,
Y me topé contigo,


¡Cuán divina es la noche cuando estás conmigo!



Percy Taira

jueves, 7 de diciembre de 2017

ZMM: Fiebre rasta (poema)

Verde incrustado al amarillo,
y amarillo siamés del rojo,
tres matices flameantes en la gloria,
y un solo sueño de Etiopía.

Fiebre rasta en continente negro,
epidemia con sucursal jamaiquina,
raíces del África danzante y,
agente Marley músico guerrero.

Lluvia de guitarras y huracán de notas,
imán de gente zumbando los tímpanos,
convergencia tricolor del reggae,
con greñas mirando al cielo.

Filosofía y marihuana cantando,
al ritmo del hipnosis rastafari,
espíritu importado para el mundo,
suena el candente himno antiracial.


Juan Mujica


miércoles, 6 de diciembre de 2017

ZMM: MI SOMBRA EN TUS CABELLOS

Pareciera hacer más frío cuando duermen tus ojos,
Parecieran caer las luces del otoño
Sobre tus hombros,
Desearía que recogieras tus cabellos
Que aún mi sombra puede cegar tus sueños,
Discúlpame que te vea durmiendo,
Y es que hoy más que nunca,
No tengo sueño.

Tu piel nívea atasca las emociones
Que descuelgan de mi alma,
Tu mirada encerrada, tus manos frías y cálidas,
Tu corazón en celestes de una mala mañana,
Tu risa, tu cuerpo temblando tras delgadas sábanas,
Tu memoria, tus palabras,
Despiertan en mis ojos lo que no viera el alma.

El silencio acompaña el misterio de tus líneas,
La ventana se regodea en tu mundo interno,
El sol llega a ti de puntillas
Y la mañana parece más prendida que nunca.
Como si recogieras tus cabellos.

Das un suspiro, y sigues dormida,
Das un leve beso al viento,
Y mi sombra…

Cuánto lamento mi sombra en este momento.




 Percy Taira