Ciudad Poesía

Mitógrafos

Páginas Tertulianas

Cuentos del parnaso

viernes, 31 de diciembre de 2010

Poesía de Fin de Año


Juan Mujica

I
Sé que la pasarás bien,
en compañía de tus seres queridos,
ellos agradecerán también,
que la hayan pasado reunidos.

El Año Nuevo ya viene,
a chupar se ha dicho,
en este tiempo conviene,
reservar ya tu nicho.

En el futuro sé perseverante,
nunca jamás retrocedas,
mantente siempre aspirante,
y lograrás lo que deseas.

II
Estas líneas te voy mandando,
por ser este día tan especial,
que la pases al pavo cenando,
recuerda que tú eres el comensal.

Luego el brindis de honor,
el champagne destaparán,
y todos sin ningún temor,
de picazo se mandarán.

En tu persona siempre confía,
con honor y humildad,
pues la gente siempre porfía,
en reducir tu seguridad.

jueves, 30 de diciembre de 2010

El Avispón Verde estará desde el 13 de enero en nuestros cines (trailer español)

15A

Poemario: "Puerta Azul"
Percy Taira (Escritor peruano)
 Hoy llora la tierra
y su llanto crea grietas
en paredes y tejados.

La tierra tiembla.
Palpita su desamparo,
y desgarra sus trajes
hechos de barro y piedra.

La tierra llora
y su desconsuelo
se prolonga como un gemido canino
que nace desde su vientre:

Tantos años de abandono,
tantos años de espera.

La tierra tiembla
y su cuerpo no soporta
el peso de tanta pena
sobre sus hombros.

La tierra llora,
y su llanto es hondo
como el clamor de una
quebrada quena.

Y nadie la oye,
nadie le responde.
La tierra morirá sola,
debajo de todos sus escombros.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Sábado

Brighit Cornejo  
Hoy es sábado, sin sol. Es raro que después de casi 3 días consecutivos de mediodías abrasadores, no se asome ni un poquito el astro rey, y es que el sol, señoras y señores, hace los días más felices, nos viste de colores radiantes y alegres. El verano, el calor, son sinónimos de alegría, de amores de verano, de comer un montón de kilos de helados y de ver caer litros de sudor de nuestros complicados cuerpos. Sal solecito, caliéntame un poquito y has mis días más bonitos.
Bueno ya hablado del tiempo y de los beneficios que puede lograr en nosotros, comparto mi felicidad con mis pocos lectores que he vuelto a blogger, por finnn. Ya no seré tan ociosa y volveré a escribir como desde siempre lo hice. El tiempo ha pasado muy rápido desde que escribí "Bajo sábanas" y con ello muchas cosas cambiaron y se tornaron diferentes, cambios para bien o para mal, pero al final cambios. Soy más grande y con eso no me refiero a mi estatura porque ya me resigne a quedarme enana. 

Soy más fuerte y con eso tampoco me refiero a que ahora poseo una fuerza descomunal más de la que tuvo el David de la Biblia. Más segura, y con eso tampoco me refiero a que ahora uso tampones o toallas higiénicas con gel de la marca "Nosotras". Grande, fuerte y segura. Tiempo atrás me hubiera caído de pies como Condorito y hubiera echado a reír por horas. Y es que las cosas cambian y con ello todos cambiamos. Y aunque suene cliché pues es así, vamos caminando a través de ese proceso llamado metamorfosis, haciéndonos más maduros en algunos, en otros más cuidadosos, y en otros más inmaduros de lo que ya somos.

Y es que así empieza otra etapa, una etapa en la que creo que cosas más complicadas y más felices llegan y no porque sea un augurio, sino simplemente por el hecho de sentirlas en ese carnoso órgano llamado corazón.

Juan Diego Flores cantará en homenaje de Machu Picchu en la ciudadela inca

martes, 28 de diciembre de 2010

No estoy lejos

Al pueblo de Palestina




Mauro Uribe
Tu corazón lleno de piedras y alambres torcidos
de tierra y cadáveres apilados

vació sí como un rifle en el hombro
de las muchachas vírgenes

pero jamás lejos de tu nombre
atestado de gas lacrimógeno

vació y con los ojos volando por el aire
como dos pájaros escurriendo saliva roja.

Epílogo del 2010 y sorpresas para el 2011


Juan Mujica

Definitivamente este año que está por acabar estuvo cargado de sorpresas y peripecias que tuvimos que superar y sobrellevar. Toda una gama de acontecimientos que vivimos, como la Feria del libro en el Parque Kennedy, la creación del Ministerio de Cultura y la premiación del Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa. Sin duda muchos logros que hay que tener presente.

Muchos de nosotros pudimos cumplir nuestras metas que nos trazamos el 2009, pero seguro que algunos aún no, o en todo caso no pudieron concretarlas o finiquitarlas. No obstante, siempre hay una luz esperando detrás de un largo túnel y un mar de esperanzas luego de un año viejo. Por tanto, no nos desanimemos si este año que ha pasado no la pasamos tan bien como hubiéramos querido. 

Recordemos que no hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista. Y para los que son escritores, de hecho que este nuevo 2011 es un año propicio para las nuevas publicaciones. Ya sea con editoriales grandes, medianas o pequeñas. Lo importante es compartir nuestras obras con los demás. Y ser conscientes que con cada libro que damos a conocer, crecemos como escritores y en algunos casos nos volvemos más conocidos.

Algunos son escritores(as) de poesía, otros(as) escriben narrativa como cuentos y novelas. Lo ideal es escribir los tres géneros. No obstante, también hay de los escritores netos, quienes escriben aparte, artículos, ensayos y guiones. Ellos son los imprescindibles. Personas como nosotros que aman el buen escribir y que son quienes tienen más posibilidades de tener trabajo y alcanzar la fama.

El próximo año en Perú se acercan las elecciones presidenciales en abril, y con ellas vendrían cambios que podrían comprometer nuestras ocupaciones como escritores. Solo nos queda adaptarnos a los nuevos cambios y rezar, y pedirle a Dios que nos ayude a salir adelante con nuestros proyectos.

Solo me queda despedirme con este último artículo del año 2010 y desearles un venturoso año nuevo 2011, y que nuestro Señor derrame bendiciones en nuestros hogares. No nos queda más que pensar en positivo y nunca rendirnos. Y todavía queda la frase que nos dejara el escritor portugués, José Saramago: “No busques trabajo… escribe”. Que ya la había mencionado en un pasado artículo. Y que tendríamos que interpretarla como una acción de escribir, pero con una constante búsqueda de beneficio económico. Ya que de algo hay que vivir, y si la literatura no es suficiente para subsistir, hay que buscar otros contextos y formas de obtener ingresos. ¡¡¡Feliz Año 2011!!!

lunes, 27 de diciembre de 2010

Los protagonistas de 2010 navidades... y contando

Nacimiento de la familia y en que se reemplazó el clásico papel verde por una pintoresca cabañita, donde se aprecian a la Vírgen María, a San José y al niño Jesús. Por supuesto como siempre acompañados de los tres reyes magos y los animalitos (algunos de ellos mayores que nosotros).

domingo, 26 de diciembre de 2010

Tintero Irreverente

Libro de cuentos: "Tintero Irreverente"
Juan Mujica    

Detrás de las sombras de aquella ciudad llamada Lima “La Gris”, fulguraba una luz incandescente que hacia a la gente mas o menos culta mantener una esperanza en el poder de las páginas doradas de un libro abierto listo para saborear. Aquella gente ignoraba la identidad de los personajes que habían convertido al vulgo de a pie en eminencias egregias, cuyo distinguido vocabulario solo era comparable con el de los caballeros de capa y armadura de antaño. Sin embargo, un grupo de devotos de la buena pluma ahora hacía su aparición en público, y eran seis mozalbetes cuyo principal oficio era el de hilvanar las más alucinantes historias, cuentos y poemas, para el deleite de sus admiradores que poco a poco se iban incrementando. Este grupo de escritores eran y dejaban su huella del mismo modo que sonaba su pseudónimo: Tintero Irreverente.

Lucho, quien era un ducho en el uso de las palabras, caminaba de buen talante vistiendo su pantalón jean, sus zapatos negros con gamuza y su camisa algo desteñida, pero algo despeinado, y quien lo acompañaba era Leandro, uno de esos hippies modernizados con el cabello como Bob Marley y vestido de negro, y también estaba Víctor, de piel blanca y de cabello castaño, de lentes pequeños y botas negras. Estos tres personajes caminaban un buen día por los vericuetos del Jr. Quilca del Cercado, como paseando y aprovecharon para chequear los libros. Habían de muchos autores, pero ellos no tenían mucho dinero, así que compraron los ‘piratas’, y así les alcanzó.

Frecuentemente visitaban el populoso jirón, pero ahora estaban preocupados por los otros tres miembros del grupo. Ellos habían acudido a una librería de Miraflores para chequear y comprar un libro sorpresa para uno de sus profesores de Literatura. Por un lado, estaba Vianca, la de cabello corto y castaño que se vestía como gitana, luego estaba Pablo, que a pesar de su nombre común llevaba de leer como trescientos libros. Era alto pero de nariz respingada y siempre usaba esos lentes oscuros aunque no fuese verano. Por último, estaba Carlomagno, que a pesar de su nombre interesante, era pragmático y sin mucha exquisitez en sus gustos, de estatura mediana y cabello ondulado y negro, además tocaba el piano de las mil maravillas.

Y así esos eran los integrantes de Tintero Irreverente. Una sociedad no digamos secreta pero si de élite intelectual. Cada uno de ellos estaba en la Facultad de Literatura de la Pontificia Universidad Católica. Y dentro de su campus conocían a otros como ellos, pero los consideraban gente sin talento y frívolos sin pasión por lo que hacían. Como se imaginarán, Vianca, quien era la única mujer del grupo se sentía como la princesa rodeada de talentosos príncipes, o peor dicho aún como un lunar rodeado de verrugas. La cosa es que todos ellos iban de arriba abajo siempre con el deseo de experimentar realidades nuevas y encontrar libros de sus autores favoritos. Solían sentarse en la grama del campus y leer poesía y hacer bromas. Otros a lo lejos los observaban, pero eso a ellos no les importaba, pues siempre siguieron sus ideales. Siempre se vistieron como les apetecía y siempre rieron a todo volumen sin que nadie los callara.

Sin embargo, en su facultad empezaba a crecer la competencia. Se inauguró otro grupo con el nombre de La Gente de la Pluma. Eran en el fondo unos estudiantes monses que no sabían para que estudiaban literatura, pero que querían sobresalir. Con el tiempo se les llamó Los Plumíferos. Pero que empezaban a organizarse y a difundir sus recitales de poesía que lo hacían en los salones de la pontificia. También ellos escribían, aunque pocos los habían leído. Entonces a partir de ese momento Tintero Irreverente a quienes se les llamó Los Tinterillos, tenían ya el reto de destacar y demostrar que eran los mejores y sobre todo que a la hora de escribir eran incomparables. Y de hecho que lo eran, pues ya varios de ellos preparaban sus primeras obras para publicar, pero también se hubieron capacitado en talleres de creación literaria, codeándose con las eminencias más reconocidas de la literatura peruana.

Vianca y su grupo estaban planeando publicar un libro de cuentos y poemas, elaborado por ellos mismos. Así que se pusieron a trabajar en la edición. Sería un éxito –pensaban- y les avisarían a todos los alumnos de la universidad para que les compren un ejemplar. Como varios de ellos eran primerizos publicando, démosle su cuarto de hora de ilusión de juventud. Y eso nadie se los podía quitar. Cada uno de ellos había seleccionado dos cuentos y dos poemas para que aparezcan en el libro. Sin embargo, su proyecto llegó a oídos de La Gente de la Pluma, y también decidieron que sería interesante y competitivo publicar un libro. Al enterarse los de Tintero Irreverente sobre tal intolerancia se esmeraron más en lo que estaban haciendo. Es más, decidieron que pondrían tres cuentos y tres poemas cada uno en vez de dos. Como los seis tenían computadora en casa y hasta con acceso a Internet, no tenían problema en pasarse los archivos para chequearlos y/o corregirlos.

Aunque lo más difícil de hacer un libro de varios autores es a la hora de proponer y escoger un nombre adecuado, porque seis cerebros tienen seis gustos diferentes. Sin embargo, había que pasar a esa etapa, por lo que se inició la lluvia de ideas, y había de todo tipo: “Converso Perverso”, “Palabras del Equinoccio”, “Travesuras de Baco”, “Susurros Telúricos”, “Ciudadelas de un Encéfalo” y “Letras Anacrónicas”. Conforme se fueron nombrando surgieron las sonrisas y hasta las carcajadas, pero lo tomaron con hilaridad y buen humor. Luego empezó la votación, en realidad hubo más nombres pero fueron descartados (ya se imaginarán). Pasados unos segundos estaban a la cabeza “Palabras del Equinoccio”, “Susurros Telúricos” y “Ciudadelas de un Encéfalo”, las demás no tuvieron mayor votación. Entonces votaron nuevamente y salió elegido “Ciudadelas de un Encéfalo”, y en ese momento su personaje ideólogo saltó de alegría. Nunca se vio a un Leandro más feliz que lo acostumbrado.

Inmediatamente el nombre del libro fue esculpido en el formato de Corel Draw X3 que estaban elaborando, y mientras ellos se encargaban de darle forma y afinar los acabados, muy lejos de ahí Los Plumíferos también le daban forma a su libro. Y también pasaron por el paso de la lluvia de ideas –que no detallaremos pues sino hacemos novela- quedando como nombre oficial: Imaginación Volcánica, que más que un nombre original parece lo que ellos pretendieron tener en el seso para inspirarse. Pero en fin, ellos también estaban avanzados en la edición de su libro y también lo hicieron de tres cuentos y tres poemas por integrante. Aunque ellos eran ocho, así que tenían una ventaja sobre sus homólogos.

Luego, los héroes de este relato entregaron su obra a una editora, para ese formalismo de tener esa página con los créditos y que pase como un libro de categoría. También hicieron su depósito legal en la Biblio…de San Borja, pero Los Plumíferos no se quedaban atrás e hicieron lo mismo. Claro que para esto, Ciudadelas de un Encéfalo e Imaginación Volcánica ya estaban circulando en las librerías, como la que está en el Ovalo Gutiérrez, o las que están en la Av. Larco. Vianca y su grupo acordaban ahora el lugar de la presentación, pero sólo por unos segundos, pues era obvio que tendrían que hacerlo en el Centro Cultural de la Pontificia…… Por un momento rieron y luego se apersonaron e hicieron el trámite respectivo para su presentación triunfal. Sólo que hubo un pequeño detalle: Los Plumíferos ya habían pensado en lo mismo y en el mismo lugar. Separaron fecha para el viernes 15 de marzo a las 7:30pm.

En ese momento Víctor y Pablo estaban echando humo, pero Vianca y Carlomagno los tranquilizaron y los incitaron a que pensemos todos en una solución.
-¿Y qué tal si lo hacemos el mismo día? Jajaja –dijo Lucho un tanto cachasiento.
-No podemos, pues no lo permitiría el centro cultural –añadió Carlomagno con voz serena.
-Entonces posterguémoslo una semana. Total no tenemos prisa –indicó Vianca dejándose notar un silencio en el grupo.

            En ese momento, Leandro, quien no había tenido participación en la tertulia aseveró que sería lo mejor. Y hasta podría darles tiempo de afinar todos los detalles de su presentación. Entonces todos estuvieron de acuerdo en que el 22 de marzo hicieran su presentación. Hablaron con los encargados y accedieron a su petición. Por lo pronto, no quisieron ir a la presentación de Imaginación Volcánica, y hubo un momento en que se oyó un rotundo ¡NO!, pero luego oyeron sobre el agasajo, que iban a dar de vino y champaña, por lo que se disfrazaron y se infiltraron en la presentación de sus rivales sentándose bien al fondo.

Esa noche en que La Gente de la Pluma lucía sus mejores galas, asistieron muchos compañeros de la misma facultad y público en general. Y mientras Lucho y los demás Tinterillos se acomodaban los bigotes y las barbas postizas con los lentes oscuros, sumado a una indumentaria inusual y todo para no ser descubiertos, transcurría toda la parafernalia de sus rivales, y en algunos casos bien que les sirvieron los lentes oscuros para disimular su sueño ante sus pequeños discursetes. Vianca fue la única que fue transparente y asistió vestida normal, demostrando una actitud pacífica y cordial.

Una vez que finalizó la presentación siguió el agasajo y la justificación de la asistencia de los disfrazados. Y siguiendo acomodando los bigotes y las barbas, bien que brindaron y se metieron en el cuerpo los bocaditos que repartían los mozos. Según ellos no fueron reconocidos, pero bastó que los vieran hablando con Vianca para que los detectaran los autores de la noche. En fin, dos horas después desaparecieron de la escena y fingieron en posteriores días los pormenores de dicho evento. Una semana después les tocaba a ellos el turno de sorprender a la concurrencia, y lo más chistoso fue que los autores de la semana pasada también se disfrazaron, pero siendo reconocidos por todos.

Sin embargo, los héroes de este relato lo tomaron con buen humor y prosiguieron a cada paso del evento de aquel 22 de marzo, día de transición de verano a otoño. Aquella noche se vendieron una buena cantidad de Ciudadelas de un Encéfalo, pues estos chicos encima que eran talentosos, también eran muy populares. Posteriormente también se vio aquel libro en muchas librerías, opacando a Inspiración Volcánica. Pero lo más importante fue que aquella obra tenía grabada una parte del cerebro de cada uno de sus integrantes, quienes hasta la actualidad conforman uno de los grupos más egregios de la gran Lima, y ellos siguen sorprendiendo a sus lectores, pues son y serán siempre una élite de escritores peruanos de gran talento al momento de tallar su magna escritura.