Cuentos del parnaso

¡Bienvenidos adictos a los libros!

Bibliopoemas

lunes, 28 de febrero de 2011

La imagen de los inmigrantes en la literatura luxemburguesa

Jeanne E. Glesener y Miriam R.Krüger
Miriam R. Krüger

Luxemburgo.- En el mes de febrero  el ASTI organizó el debate sobre la imagen del inmigrante en la literatura luxemburguesa, el cual fue también transmitido en directo vía live stream http://www.asti.lu/ .

Este debate estuvo a cargo de Jeanne E. Glesener que ha escrito una tesis sobre la emergencia y la evolución de la literatura migrante en Alemania, Gran Bretaña y Luxemburgo. Actualmente trabaja en el laboratorio lingüístico y de literatura luxemburguesa en la universidad de Luxemburgo.

Fue Jeanne E.Glesener que a través de una selección de textos de finales del siglo XIX hasta nuestros días hizo un tour de la imagen de los extranjeros en los textos de autores luxemburgueses.

Fue en los años 70 que se constata que ciertos escritores comienzan a reflexionar sobre la situación de los trabajadores inmigrantes y poco a poco los escritores en sus textos empiezan gradualmente a dar una mayor importancia. Cabe remarcar que a partir de los años 90 el inmigrante entrara como personaje en la narrativa luxemburguesa como en Grouss Kavalkad (1991) de Guy Rewenig, donde el inmigrante es el personaje principal de la trama. También se podría citar Kühe im Nebel (2003) de Roger Manderscheid, donde se introduce el narrador de origen portugués en la literatura luxemburguesa.

Meewäin (2007) de Josy Braun es el primer libro donde los personajes importantes son atribuidos a extranjeros .

domingo, 27 de febrero de 2011

Zeus

(Mitología Griega)

Es el «padre de los dioses y los hombres», que gobernaba en el monte Olimpo como un padre a una familia, de forma que incluso los que no eran sus hijos naturales se dirigían a él como tal. Era el Rey de los Dioses que supervisaba el universo. Era el dios del cielo y el trueno.  Sus atributos incluyen el rayo, el águila, el toro y el roble. Además de su herencia indoeuropea, el clásico Zeus «recolector de nubes» también obtuvo ciertos rasgos iconográficos de culturas del antiguo oriente próximo, como el cetro. Zeus fue frecuentemente representado por los artistas griegos en dos poses: de pie, avanzando con un rayo levantado en su mano derecha, y sentado majestuosamente.

Hijo de Cronos y Rea, era el más joven de sus descendientes. En la mayoría de las tradiciones aparece casado con Hera, aunque en el oráculo de Dódona su esposa era Dione, con quien según la Iliada fue padre de Afrodita. Es conocido por sus numerosas aventuras y amantes, fruto de las cuales fueron muchas deidades y héroes, incluyendo Atenea, Apolo y Artemisa, Hermes, Perséfone, Dionisos, Perseo, Heracles, Helena, Minos y las Musas. Con Hera suele decirse que fue padre de Ares, Hebe y Hefesto.

En griego el nombre del dios es Zeus en el caso nominativo y Dios en el genitivo. Las formas más antiguas del nombre son las micénicas, escritas en lineal B.

Su equivalente en la mitología romana era Júpiter y en la etrusca, Tinia.

Tengo la tristeza de Estambul... más bien su soledad

Karla Velásquez

La insatisfacción corporal, sentimental y hormonal…pienso que son algo así como una migraña de niño causada por sobres de caramelos. Generalmente asocio a las muñecas con algo adictivo, para quien ha sido niña y haber tenido decenas y acogerlas con adoración hasta el punto de crecer y convertirse en una de ellas.

Mi perspectiva cambió al ver un documental de la BBC y por consiguiente una película realmente fuera de aquello que llamaría fantasía de látex para un hombre y su comunidad, porque cualquiera puede decirse feliz al despertarse con una mirada que lo observara como la primera vez, pueda que no sea de carne y hueso, pero está ahí y eso es suficiente, por lo menos para ellos.

Documental:

sábado, 26 de febrero de 2011

Antropofagia


Juan Mujica

Todos los miembros de la tribu estaban gritando sus acostumbradas manifestaciones, que seguían de generación a generación. El mismo jefe de ellos, quien estaba con su gran máscara, expresaba una especie de conjuro en su lengua aborigen.
-Katalunga, katalunga… borongo, dunga sao gendunga –pronunciaba aquel líder de la tribu.
-¿Katalunga sandunga amango congo sunga? –preguntó otro nativo al jefe de ellos.
-Dangotún grotunda sangunka melanko sanko –le explicaba el líder de la tribu a uno de los suyos.

Y aquella pequeña conversación fue sobre el menú del día. Respondiéndole el líder la variedad de platillos que podrían preparar con aquellos blanquitos apetitosos. No  obstante, luego de la gran bulla, prosiguió el silencio. Casi sepulcralmente ya no se oían sus efusividades. Ya estaba decidido: los prisioneros iban a ser comidos crudos, luego de ser despellejadas sus carnes vivas.

viernes, 25 de febrero de 2011

Señales al espacio

Juan Mujica

Aquella invasión de seres extraterrestres, quienes tenían amenazados a los terrícolas, tan solo era el resultado de ciertas comunicaciones que habían recepcionado, y que muchos decían que habían sido transmitidas a través de máquinas de radares o algo parecido.
-Torre de control… torre de control… ¿cómo va la situación? –preguntaron desde cierta base terrestre.
-La situación sigue igual… repito, la situación sigue igual. Las naves espaciales están quietas y no hay señal de comunicación –respondía un astrónomo que se encontraba cerca a los satélites en el espacio-. Esperen, parece que se abrió una compuerta. Acaban de sacar unas máquinas que parecen disparadores de rayos. Estamos en peligro, repito, estamos en peligro. Se preparan a atacarnos.

Pocos momentos faltaban para que aquellos seres desaten toda su furia sobre nosotros. Sin embargo, la población se preguntaba ¿quién o cómo se habían enviado las señales al espacio, y mediante un mensaje anónimo se supo que el responsable era un personaje ajeno al problema, pero culpable al fin. Tan solo era un niño de 7 años que había jugado con las máquinas sofisticadas de su astrónomo padre.

jueves, 24 de febrero de 2011

Si no estás conmigo

Percy Taira (Escritor peruano)
Poemario: "Puerta Azul"

No quiero verte lejos de estas calles,
no quiero verte distante de mi casa, de mi cuarto ni de mi sombra.

No quiero sentirte triste en la noche más feliz del mundo
cuando los faroles caen en la vereda en forma de sol
y cuando la luna nos ve atenta con sus ojos de perla.

Yo sólo quiero verte al otro lado de mi espejo,
quiero verte sonreír tras un poema mío,
y verte beber vino o fumando tu amor
con el recuerdo de una noche de resaca.

Quiero verte
como te ve la niña que te envidia,
o como te ven las rosas
que no entienden tu simple belleza sin espinas.

Quiero verte retozar sobre el sueño de mis papeles
 y verte dormir como te ve el tiempo.

Quiero mentirte:
decirte que te amo cuando sólo estoy contemplando tu cuello,
o que te extraño, cuando sólo me basta tu sombra.

Pero me falta valor,
pues igual me da si de rosas se viste la noche,
o si la luna brilla más que un verso mío.

Me da lo mismo si de pronto mañana dejo de ser el mismo,
o si he existido, existo o dejado de existir.

Me da lo mismo saber si hablo o si escribo…

Pues ante todo soy indiferente amor,
si indiferente eres tú conmigo.



miércoles, 23 de febrero de 2011

El hijo de Neptuno


Juan Mujica

De pronto, aquel grupo de piratas, quienes tenían como prisionero al hijo de Neptuno, fueron castigados con la furia de gigantescas olas. Al principio solo creyeron que era una tormenta, pero luego fue tan dantesco el vertiginoso y profuso oleaje que hizo temblar a los piratas, e incluso pedir auxilio con Biblia en mano.
-¡Capitán Barba Azul… la tormenta es muy fuerte! ¡¿Qué hacemos?! –preguntó uno de los piratas a su líder.
-¡No se asusten, que ya va a pasar! –respondió el capitán, pero ni el mismo estaba seguro.
-¡No pasará hasta que me suelten, malditos piratas! ¿No se dan cuenta que mi padre es quien formó la tormenta con su soplo poderoso? ¡Suéltenme o morirán ahogados! –replicó el hijo de Neptuno, con un brillo de venganza en los ojos.
Desesperados y prestos a salvar sus vidas, desmarrocaron al hijo de Neptuno, con tal rapidez que volvió la calma en altamar. Y sin más habladurías, se zambulló la deidad y desapareció, dejando tan solo algunas burbujas que salieron a flote.