Páginas Tertulianas

Cuentos del parnaso

¡Bienvenidos adictos a los libros!

Bibliopoemas

viernes, 6 de noviembre de 2015

“La guerra de los mundos” de Herbert G. Wells

Tuve la oportunidad de leer y releer esta novela, cuyo autor es uno de los dos padres de la ciencia ficción, Herbert George Wells, que conjuntamente con Julio Verne, constituyen el dueto de escritores con las historias más alucinantes desde que se tiene recuerdo.

La guerra de los mundos” es una obra que narra la invasión de los marcianos a la Tierra. Dicha historia fue publicada por vez primera en 1898, precisamente por H.G.Wells.

Además cabe recordar que dicha novela al pasar el tiempo ha servido de influencia creativa para adaptar la historia en películas, programas de radio, videojuegos, historietas y series de TV.

Según sus críticos literarios y asiduos lectores, señalan que la historia es narrada en 1904. Luego de 6 años de comprobarse invasiones de los marcianos, y siendo acuñado un epígrafe de Johannes Kepler. Para luego introducir una cita hecha por el narrador. Un escritor de artículos de ciencia especulativa, quien permanece omnisciente, pero anónimo.

Además se habla sobre la visita a un observatorio en Ottershaw, por parte de un astrónomo llamado Ogilvy. Oportunidad en que los personajes son testigos de una fuerte explosión supuestamente en Marte.

Pasados unos días, un objeto que creen que es un meteoro, cae a tierra en el campo de Horsell, que está cerca de Londres. Además el que narra la historia, precisamente se encuentra cerca del lugar donde cayó un objeto, que por su forma deducen que es un cilindro, que supuestamente fue arrojado desde Marte.

Luego de tal avistamiento, el narrador conduce a su familia a Leatherhead hasta que se informe que los marcianos están sin vida. No obstante, al volver a casa fue testigo de las maniobras de aquellos habitantes de Marte. Aquellos seres estaban fabricando unos trípodes. Unas máquinas de guerra, con una altura de entre 30 a 40 metros de altitud. Eran de metal y además contaban con tentáculos y una especie de capucha.

Para ese entonces ya todos están muy asustados. Sin embargo, el narrador al retornar a casa conoce a un artillero, quien le informa que otro cilindro ha caído a tierra, entre Woking y Leatherhead.

Con esta noticia, el relator deja de lado a su mujer y huye conjuntamente con aquel hombre. No obstante, al llegar al río Támesis, se dan cuenta que aquellos trípodes gigantes están destruyendo a cuanto encuentra a su paso, utilizando para ello una especie de rayo de calor.

A continuación intervienen en escena las bacterias inglesas, quienes atacan, y una granada explosiona en la capucha de una de esas máquinas. Fue entonces que uno de esos gigantes trastabilla y cae a tierra, ocasionando una gran explosión.

Una vez que cae uno de esos trípodes gigantes, se paralizan sus rayos calóricos, motivando una ola gigante, con la cual casi mata al narrador por ahogamiento. Luego conoce a un sacerdote y trata de huir con él. Sin embargo, ahora los marcianos prueban una nueva arma: el humo negro.

Y como era de esperarse, la gente empieza a huir, incluso el hermano del narrador, quien ayuda a dos señoras a defenderse de unos ladrones. Resultando muy herido producto de los golpes que recibió.

Aquellas tres personas tratan de escapar en barco, y cruzar el Canal de la Mancha. Sin embargo, el capitán de la embarcación intenta enfrentar a las máquinas guerreras. No obstante, no son rivales para aquellos titanes de metal. Así que dicho barco explosiona con ellos y el capitán a bordo.

Ante los acontecimientos adversos el cura empieza a gritar, pero el narrador temiendo que los marcianos lo escuchen, no tiene más remedio que golpearlo y dejarlo inconsciente.

La situación era tan dantesca que se toma la determinación que los pocos humanos que quedan vivan en el subsuelo, bajo tierra, en las cloacas de Inglaterra, para poder salvar sus vidas del ataque de los marcianos.

Sin embargo, no todo está perdido, por una casualidad descubren, los pocos humanos que quedan cerca, que los marcianos no son inmunes a las bacterias de la Tierra. Puesto que no toleran aquella contaminación interplanetaria de retorno.
Situación que llena de esperanzas a los que quedan al menos en Inglaterra. Regresando el narrador a Woking, y se reúne mágicamente con su esposa.

Salvándose los humanos de una exterminación marciana, y emprendiendo un sistema de defensa, que ahora y hasta el fin de los tiempos, no estamos seguros de poder librarnos de próximos ataques de criaturas espaciales, quizá posean armas inteligentes, y ciencia destructora.

Es por ello que Herbert George Wells, narra en La guerra de los mundos, una situación que no estamos libres de sufrir, y que debemos estar preparados, por si experimentamos un ataque extraterrestre, por parte de alguna civilización avanzada.

Juan Mujica


No hay comentarios:

Publicar un comentario