Ciudad Poesía

Mitógrafos

Páginas Tertulianas

Cuentos del parnaso

martes, 3 de noviembre de 2015

Stephen Hawking y los agujeros negros

Quienes son simpatizantes de la ciencia, de seguro que en algún momento han oído hablar de Stephen Hawking. Un físico y astrofísico británico, quien además es cosmólogo y propalador de la ciencia de su país.

Entre sus aportes al campo de la ciencia están sus teoremas correspondientes a las singularidades del espacio tiempo, dentro de la relatividad general.

También es célebre por analizar los agujeros negros, diciendo que emiten radiación. Por lo cual se les llamó “radiación de Hawking”.

Entre sus reconocimientos destacan ser integrante de la Real Sociedad de Londres, así como de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Este científico está postrado en una silla de ruedas y no puede comunicarse normalmente. Él tiene una enfermedad llamada esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la cual con el tiempo ha empeorado. Sin embargo, gracias a la ciencia cuenta con un aparato electrónico con el que se puede comunicar.

Contrajo nupcias dos veces, y fruto de ello tiene tres hijos. Además debido a sus investigaciones ha publicado libros sobre sus descubrimientos y hallazgos científicos.

Según Hawking, un agujero negro es una parte del espacio con límites, y que contiene una concentración de masa que está elevada, lo cual genera un campo de gravedad, tal es así que nada ni siquiera la luz puede salvarse de su poder absorbente.

En los años 70s fue Sthephen Hawking quien descubrió que los agujeros negros emitían radiación.

También en aquellos años, Hawking, Ellis y Penrose evidenciaron algunos teoremas sobre los comportamientos o fases de los agujeros negros.

 Según las investigaciones de científicos como Hawking, se ha deducido que en la parte central de la mayoría de las galaxias, incluso la Vía Láctea, existen agujeros negros llamados supermasivos,

La fuerza de atracción de los agujeros negros son capaces de magnetizar los gases que se localizan cerca de ellos, calentándose a unas temperaturas dantescas que alcanzan los 12 millones de grados Celsius, lo cual significa que equivalen a 2,000 veces más que la temperatura del Sol.

Por último, gracias a científicos como Hawking, nuestra civilización está avanzando y sigue avanzando para hallar las “verdades” sobre los secretos del universo. Un universo que parece no tener fin. Un universo que tiene aproximadamente 13 mil millones de años de existencia, a partir del Big Bang.

Juan Mujica


No hay comentarios:

Publicar un comentario