Cuentos del parnaso

¡Bienvenidos adictos a los libros!

Bibliopoemas

lunes, 16 de mayo de 2016

María Reiche “Dama de la Pampa” a 113 años de su natalicio

Es motivo de orgullo conmemorar a la célebre investigadora de las pampas de Nazca, María Reiche, quien en su afán de saber más y llegar a la verdad sobre los misterios de las mencionadas líneas, no escatimó esfuerzos y realizó las investigaciones de nuestro patrimonio hasta las postrimerías de su existencia.

Su nombre completo fue Viktoria María Reiche-Große Neumann, pero se le conoció más por María Reiche, quien nació un 15 de mayo de 1903, en Dresde, Alemania. Destacándose como arqueóloga, matemática, y profesora de idiomas.

Según sus biógrafos, sus padres fueron: Max Félix Reiche Grosse y Ana Elizabeth Neumann Voigt. Además atravesó su niñez a lado de sus hermanos menores llamados: Renate y Franz, y radicaba en la calle Zittauer Strasse en Dresde.



Su historia es ya clásica, tal como les ocurre a muchos turistas, que van a cierto lugar del mundo y terminan por embelesarse con el país y se quedan para siempre. Este fue el caso de María, quien arribó a Perú en 1932, con la finalidad de encargarse de la educación de los retoños del cónsul alemán en Cusco.

Sin embargo, desde que contempló la diversidad de naturalezas de nuestro país, quedó admirada y encandilada por todos aquellos parajes andinos. Y se dio un tiempo para apreciar las maravillas que percibió en el Cusco, quedando en su mente todo aquello que la impresionó mucho.

Sin embargo, en 1936 volvería a Alemania, pero al año siguiente, a fines de 1937 retornó a Perú, a establecerse, puesto que la ciudad en que vivía, Dresde, quedó demolida a causa de la guerra.



Fue entonces que inició sus labores como docente de gimnasia, alemán e inglés.

Por casualidades del destino, conoce a Julio C. Tello, en el Tearoom (cafetería), y trabajaría para él como traductora. Además, Paul Kosok, sería la persona que la enrumbaría hacia su destino: conocer las pampas de Nazca, en 1941.

Por su parte, la dueña del Tearoom, Amy Meredith, quien apoyaba financieramente a María y con quien vivió durante 21 años, dejó de existir en 1960, de un cáncer al ovario. Sin embargo, María hereda el capital de Meredith, lo cual le ayuda a seguir con sus investigaciones.



Cabe resaltar que María comenzó a realizar los estudios y análisis de las célebres líneas de Nazca desde 1946. Puesto que aquellas investigaciones del arqueólogo estadounidense, Paul Kosok, la motivan a continuar con aquel reto científico.

María Reiche es recordada también por su interés en materias como la matemática, geografía y física, siendo graduada en la Universidad Técnica de Dresde.

Las investigaciones de las líneas de Nazca divergen entre muchas teorías de su existencia. Muchos estudiosos no concuerdan en definir la aparición de aquellos trazos en medio de tanta pampa. Unos apoyan la teoría que sería un campo astronómico mediante el cual se comunicarían con seres extraterrestres. Sin embargo, María y demás científicos e historiadores apuestan por la teoría que se trata de un calendario agrícola.



Además se colige que aquel colibrí que aparece en aquellas pampas, no sería tal, sino que sería una gaviota, ya que su cabeza apunta hacia el mar. De tal modo que los trazos que son sus alas, les permitían a los Nazcas, saber en qué tiempo sembrar y cosechar. Y por último, se midió la cola del mono y mediante operaciones matemáticas se dedujo, que la extensión de aquella cola coincidía con la magnitud del Ecuador.

Por tanto, son muchas las hipótesis en torno a las investigaciones sobre las líneas de Nazca, las cuales no se han borrado o tapado por acción de los vientos.



Sin embargo, la gran investigadora María Reiche dejó de existir el 8 de junio de 1998. Dejando como legado sus descubrimientos y teorías, que hasta la fecha tiene sus seguidores y opositores. Y esta fecha, 15 de mayo, recordamos a María, la “Dama de la Pampa”.


Juan Mujica

PD: Si te gustó este texto, por favor clickea la publicidad móvil que está en la parte superior. Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario